El bilingüismo en Canadá

El bilingüismo en Canadá

Quebec, Nuevo Brunswick, Ontario... ¿qué grado de difusión tiene el francés en estas provincias?

Tal y como sostenía la Encyclopédie Canadienne en 2021, antes de que se aprobara la Ley de Respeto de la Lengua Francesa (también conocida como Proyecto de Ley 96), las tensiones entre los canadienses anglófonos y francófonos habían alcanzado el nivel de la década de 1830, cuando los militares británicos reprimieron las rebeliones francófonas en Quebec. Entonces, Quebec quiso formar una república separada.

Ahora el sentimiento separatista no es tan fuerte en Quebec, pero todavía hace poco la provincia intentaba separarse de Canadá, y tres cuartas partes de los francófonos aprobaron la Ley 96 en 2021.

En 2016, el 71,2% de los quebequenses identificó el francés como su lengua materna y el 85,4% identificó el francés como su lengua preferida entre las lenguas oficiales. Son 6.890.305 personas. El 95% de los quebequenses dicen que pueden hablar francés con fluidez.

El gobierno provincial sigue creyendo que la lengua francesa está en vías de extinción y ha tomado decisiones políticas para desanimar a los inmigrantes. Descubramos la fuerza del nacionalismo en el país más multicultural del mundo.

Historia del bilingüismo en Quebec

Bandera de Quebec

Aunque los francófonos constituían una gran parte de la población de Quebec antes y después de la conquista inglesa de Nueva Francia en 1760, la Ley Federal de Lenguas Oficiales, que equipara el inglés y el francés, no se aprobó hasta 1969. Desde su adopción, todas las instituciones oficiales de Canadá están obligadas a prestar servicios en inglés y francés, si el visitante lo desea. El francés se convirtió en la única lengua oficial de Quebec en una fecha posterior, el 31 de julio de 1974.

Quebec pudo conseguirlo gracias a la Revolución Silenciosa. Se denomina así a la época de reformas llevadas a cabo por los liberales en los años sesenta.

¿Qué reformas han afectado directamente a la identidad nacional?

  • Las nuevas leyes sobre la educación condujeron a una investigación sobre su calidad, tras la cual las escuelas públicas quedaron fuera del control de la Iglesia Católica.
  • Las centrales hidroeléctricas privadas fueron nacionalizadas y toda la documentación y la comunicación de trabajo estaba en francés.
  • Lo mismo ocurrió en la educación, la asistencia social y la sanidad, así como en las instituciones públicas a todos los niveles.
  • Quebec se retiró de varios programas federales de distribución de dinero público: la provincia comenzó a recaudar impuestos, pagar pensiones, financiar su propio sistema de salud, etc.
  • Quebec abrió oficinas de representación en París, Londres y Nueva York, y más tarde se aseguró escandalosamente el derecho a firmar acuerdos internacionales por su cuenta.

La Revolución Silenciosa también tuvo un componente terrorista. "Entre 1963 y 1970, el Front de libération du Québec llevó a cabo al menos 200 atentados con bomba, sobre todo en los barrios anglófonos de Montreal, robó bancos, secuestró al representante comercial británico en Montreal y al ministro de Trabajo e Inmigración de Quebec. Entonces, el Primer Ministro Pierre Trudeau invocó la Ley de Medidas de Guerra por primera vez en la historia de Canadá y puso orden.

Sin embargo, los quebequenses han logrado el reconocimiento. Además de aprobar las leyes anteriores, en 1975 se les permitió hacer su propia Carta de Derechos y Libertades como principal ley provincial, y en 1977 adoptar la Carta de la Lengua Francesa.

Tres quebequenses anglófonos, un pintor, un diseñador de moda y un empresario de pompas fúnebres, intentaron demostrar ante los tribunales que la Carta de la Lengua Francesa violaba sus derechos. Atendían a clientes de habla inglesa pero no tenían derecho a poner carteles en inglés. En 1993, llegaron hasta el Comité de Derechos Humanos de la ONU. El Comité de la ONU acordó que la prohibición de la señalización en inglés violaba la libertad de expresión. Los tribunales y los recursos sobre diversos aspectos de la cuestión se prolongaron hasta 2016. Finalmente, se modificó la carta de la lengua francesa: las letras en francés deben aparecer en todas las señales de las calles y ser tan visibles como las inglesas. Walmart, por ejemplo, tuvo que añadir la palabra francesa Supercentre a sus carteles.

En 1978, Quebec firmó el acuerdo Couture-Cullen con el gobierno federal, permitiendo la auto-selección de inmigrantes. Esto permitió invitar a los francófonos.

En 1980 se celebró el primer referéndum sobre la secesión de Quebec. El 59,56% de los habitantes de la provincia votaron en contra y el 40,44% a favor.

La Ley de Lenguas Oficiales se reescribió en 1988 y se modificó en 2005. Todos estos cambios tenían como objetivo conseguir un número suficiente de empleados que hablen francés en los organismos federales de Canadá. Pero de hecho, incluso en 2021, el presidente de la compañía federal Air Canada dijo a los periodistas que no hablaba francés y que vivía perfectamente en Montreal, hablando sólo inglés.

En 1995 se celebró un segundo referéndum sobre la secesión de Quebec. La participación de los votantes fue la más alta de la historia de Quebec, con un 93,52%. La votación se dividió casi por igual: 49,42% a favor y 50,58% en contra.

Los partidarios de la secesión afirmaron que los votos del "no" habían sido comprados. El Primer Ministro de Canadá, que era él mismo quebequense y había adoptado durante mucho tiempo una postura neutral respecto a la secesión, fue intentado matar por un nacionalista enloquecido con un cuchillo. El gobierno de Saskatchewan también ha empezado a considerar la secesión de Canadá.

El gobierno federal recurrió entonces al Tribunal Supremo de Canadá, que dictaminó que la secesión unilateral era ilegal. Pero en 2006, los quebequenses fueron reconocidos oficialmente como una nación separada dentro de Canadá.

En 2022, Quebec aprobó la Ley de Respeto al Francés. Pocos días después de la aprobación formal de la ley, el gobierno provincial dijo que se daba un año para elaborar su aplicación práctica. Enumeremos los puntos más controvertidos:

  • los inmigrantes sólo tienen seis meses para aprender francés, después de los cuales no pueden recibir ningún servicio público en inglés;
  • los hijos de los residentes temporales podrán asistir a escuelas inglesas, pero no por más de tres años;
  • los certificados de nacimiento y matrimonio ya se expiden sólo en francés;
  • los tribunales sólo hablarán en francés;
  • todas las empresas de servicios deben pasarse al francés, o demostrar que no pueden prescindir de él;
  • el número de plazas para estudiantes de habla inglesa en las universidades será aún menor;
  • las empresas con 25 o más empleados están obligadas a obtener un certificado de franquicia.

Historia del bilingüismo en Nuevo Brunswick

Nuevo Brunswick es la única provincia oficialmente bilingüe de Canadá. Los residentes francófonos de la provincia se llaman acadianos. El francés es la lengua materna de 234.966 personas.

Nueva Brunswick, Nueva Escocia, la Isla del Príncipe Eduardo y partes del estado norteamericano de Maine formaban parte de la colonia francesa de Acadia. Montreal cayó en 1760, y en 1763 Francia firmó un tratado con Gran Bretaña cediendo todos los territorios canadienses. Los acadianos se trasladaron a la Luisiana francesa.

Más tarde se les permitió regresar, pero la tierra fértil ya había sido ocupada por los británicos. Los acadios tuvieron que establecerse en la propia costa: en Nuevo Brunswick y en la isla del Príncipe Eduardo. Después de la Revolución Americana, unos 14.000 refugiados lealistas llegaron a la orilla norte de la bahía de Fundy, fundaron la ciudad de St John, actualmente la segunda ciudad más grande de la provincia de Nuevo Brunswick, y poblaron los valles de los ríos St John y St Croix.

En la década de 1880, los acadianos decidieron colectivamente que eran una nación separada, sin relación con el pueblo de Quebec, diseñaron su propia bandera y eligieron el himno medieval Ave Maris Stella como himno. Mientras que la bandera de Quebec era un híbrido del estandarte real borbónico y de la bandera naval francesa, los acadianos tomaron la bandera francesa y le añadieron la estrella amarilla Stella Maris, símbolo de Nuestra Señora de la Estrella del Mar.

Bandera de Acadia

La bandera de Nuevo Brunswick tiene un aspecto diferente: presenta el escudo heráldico concedido a la provincia por la reina Victoria en 1868.

Bandera de Nuevo Brunswick

El porcentaje de francófonos en Nuevo Brunswick no ha cambiado prácticamente desde los años 30. En 1871 los francófonos en la provincia eran el 16%, en 1901 el 24%, y en 1931 y 2016 el 34% y el 32% respectivamente.

En 1972 surgió un partido político separatista, el Partido Acadiano, que luchaba por los intereses de las comunidades francófonas de la provincia y abogaba por la creación de una provincia acadiana separada dentro de Canadá. Los dirigentes del partido subrayan que no son nacionalistas y no están en contra de los anglófonos, pero consideran que los francófonos se ven perjudicados económicamente.

Cuando, en 1978, el Partido Acadiano consiguió por fin imponerse a los liberales y convencer al gobierno provincial de que prestara atención a los derechos de los francófonos, en 1981 se aprobó una ley que reconocía la igualdad de las dos comunidades lingüísticas oficiales de Nuevo Brunswick.

Por la misma época, se organizó en Nuevo Brunswick una rama del "Partido de la Confederación de Regiones". Sus dirigentes son partidarios de mantener el francés como lengua oficial sólo en los municipios donde viven muchos francófonos. Su 21% de votos en Nuevo Brunswick en 1991, el mayor éxito del partido en su historia, demuestra que a una parte de los anglófonos de la provincia no les gustaba el bilingüismo oficial.

Cuando el Partido de la Confederación de Regiones se convirtió en la oposición oficial, es decir, el partido que quedó en segundo lugar en las elecciones provinciales, los liberales que entonces estaban en el poder hicieron todo lo posible para que el bilingüismo de Nuevo Brunswick se consagrara en las leyes federales. En 1993, se añadió la última adición a la Carta de Derechos y Libertades:

16.1 (1) La comunidad de lengua inglesa y la comunidad de lengua francesa en Nuevo Brunswick tendrán el mismo estatus e iguales derechos y privilegios, incluyendo el derecho a diferentes instituciones educativas y a las diferentes instituciones culturales que sean necesarias para preservar y desarrollar esas comunidades. (2) Se afirma el papel de la Legislatura y del Gobierno de Nuevo Brunswick en la preservación y promoción del estatus, los derechos y los privilegios mencionados en la subsección (1).

Historia del bilingüismo en Ontario

La sección mencionada de la Carta en el tribunal provincial de Ontario consideró que también era aplicable a Ontario. En el año 2000, el tribunal prohibió el cierre del Hospital Montfort, el único hospital de la provincia que ofrece atención en francés.

Antaño, el territorio de la actual provincia de Ontario también pertenecía a Nueva Francia. En Ontario viven más francófonos que en Nuevo Brunswick: 622.415 en 2016. Casi la mitad, el 43,1%, vive en el este de Ontario, en la frontera con Quebec.

Durante dos siglos, los francófonos de Ontario han intentado asimilarse. Pero nunca tuvo éxito, y la Revolución Silenciosa de Quebec provocó una oleada de nacionalismo allí donde los canadienses franceses vivían agrupados. Formalmente, tras la aprobación de la Ley Federal de Lenguas Oficiales en 1969, los ontenses tenían derecho a recibir servicios en francés, pero de hecho no existía esa opción.

Los activistas hicieron perder el tiempo a la policía de carreteras negándose a hablar en inglés, recurrieron las multas y exigieron un verdadero bilingüismo en los tribunales. Finalmente, el gobierno de Ontario aprobó la Ley de Servicios de Lengua Francesa en 1982.

Los servicios gubernamentales bilingües y la señalización bilingüe sólo están disponibles en los municipios de Ontario que tienen una gran población francófona, como las ciudades donde el francés es la lengua materna de la mayoría de la gente. Por ley, los servicios en francés deben prestarse en los lugares donde viven 5.000 o más francófonos: todas las grandes ciudades y pueblos.

Algunos franco-canadienses de Ontario siguieron negándose a pagar las multas de tráfico, ahora de forma legal, porque las señales monolingües quedaron invalidadas al instante. Los municipios no tenían dinero para sustituir todas las señales por otras bilingües. Los abogados de Ontario tardaron siete años en llegar al fondo de esta cuestión y demostrar que los municipios no están obligados a cambiar todas las señales.

Los francófonos de Ontario también tienen su propia bandera, creada en 1975. Cuando, en 2018, el gobierno de Ontario quiso ahorrar dinero y reducir las instituciones públicas que custodian la lengua francesa en la provincia, Quebec levantó esta bandera en solidaridad. Ante la condena pública, el gobierno dio marcha atrás.

Bandera francófona de Ontario

Después de Ontario, los francófonos de todas las provincias y territorios comenzaron a diseñar sus propias banderas, siendo los Territorios del Noroeste y Nunavut los últimos en sumarse. Tienen un oso blanco con un lirio heráldico y un iglú con un diente de león que simboliza Francia.

La bandera de la Francofonía de los Territorios del NoroesteLa bandera francófona de Nunavut

¿Qué piensan los canadienses del nacionalismo francés?

Los resultados del sondeo de opinión de otoño de 2021 muestran que los ciudadanos aprueban el bilingüismo pero no aprueban el proyecto de ley 96:

  • el 67% de los canadienses están orgullosos de vivir en un país bilingüe (los más orgullosos son los de Quebec, las provincias atlánticas y Ontario);
  • el 89% de los canadienses de fuera de Quebec se manifestaron en contra del proyecto de ley 96, aunque el 43% en 2021 no había oído hablar de él hasta que se les planteó;
  • el 9% de los canadienses anglófonos de fuera de Quebec tienen un buen conocimiento del francés;
  • el 45% de los canadienses fuera de Quebec no hablan nada de francés.

En el propio Quebec, el panorama es diferente:

  • el 62% de los francófonos apoyan la Ley 96;
  • el 77% de los francófonos están preocupados por el futuro de la lengua francesa;
  • el 80% de los francófonos cree que la Ley 96 es necesaria para proteger la lengua;
  • el 95% de los quebequenses de habla inglesa están en contra del proyecto de ley 96;
  • el 90% de los angloparlantes no están preocupados por el futuro de la lengua francesa.

Al mismo tiempo, el 55% de los francófonos de Quebec dominan el inglés. Sólo el 3% de los quebequenses respondió que no hablaba nada de inglés.

Los sociólogos ven una correlación entre la edad y la preocupación por la conservación de la lengua francesa: en Quebec, el 72% de los mayores de 55 años se preocupan por su futuro, y sólo el 54% de los que tienen entre 18 y 34 años. Los residentes están más preocupados en los lugares de Quebec donde el aumento de la población anglófona es escaso o nulo.

El 47% de los mayores francófonos cree que la Ley 96 marcará la diferencia. El 46% de los francófonos de 18 a 34 años no están de acuerdo: creen que el proyecto de ley 96 no aportará ningún cambio en sus vidas.

Sin embargo, el 62% de los quebequenses cree que el proyecto de ley 96 dañará la reputación de la provincia y el 36% de los francófonos de Quebec dice que se podrían encontrar otras formas de proteger la lengua. El 44% teme que el proyecto de ley 96 provoque un éxodo de empresarios de la provincia, y el 55% teme que nadie en la provincia quiera crear una nueva empresa.

Previsiones

La gente que temía la indignación de los anglófonos de Quebec y del resto de Canadá demostró tener razón. La Francophonie, una organización internacional, estima que el 29% de los francófonos de Canadá son los que pueden mantener una conversación en francés. A primera vista, no hay ningún problema.

No obstante, gracias a la inmigración, cada vez hay más personas en Canadá que hablan idiomas distintos al francés o al inglés: el 21% de la población en 2016. El francés es más vulnerable en esta situación. Un estudio publicado en 2020 reveló que el 40% de las empresas de Quebec esperan que un candidato sepa hablar inglés cuando lo contratan. Hay aún más empresas de este tipo en Montreal y sus alrededores: el 63%. En teoría, el francés podría desaparecer en las próximas generaciones, porque en Quebec los francófonos ya son en su mayoría bilingües, personas que dominan por igual dos lenguas.

Quebec está cambiando su política de inmigración para que las personas que vengan de otros países aprendan francés o sean inicialmente francófonos. Uno de los objetivos declarados es asegurarse de que los recién llegados no se vayan una vez que hayan obtenido el estatus de residentes permanentes. Probablemente no se impedirá que Quebec aumente el número de francófonos a costa de los inmigrantes: algunos de ellos se trasladarán a otras provincias de todos modos, a pesar de los intentos por retenerlos. Pero sin conocimientos de francés, o sin voluntad de aprenderlo, emigrar a Quebec no es una buena idea. Si no estás seguro de querer vivir en una comunidad francófona pero quieres probar, elige Nuevo Brunswick.

Y para todo Canadá, la política lingüística de Quebec significa que, tarde o temprano, si el bilingüismo se toma en serio y todos los puestos importantes del gobierno federal y de las instituciones son ocupados por quebequenses, casi todos esos puestos serán ocupados por quebequenses. El conocimiento del francés ya es una ventaja tanto para los empleos públicos como para la inmigración, pero extender la influencia de Quebec a todo Canadá parece poco probable.

Source, Source, Source, Source, Source, Source
  • #Nueva Brunswick
  • #inmigración a Nueva Brunswick
  • #Quebec
  • #Ontario
  • #inmigración a Quebec
  • #bilingüismo en Canadá
  • #francés en Canadá
  • #francés en Quebec
  • #vida en Quebec
  • #vida en Nueva Brunswick
  • #francés en Nueva Brunswick
  • #francófonos en Canadá
  • #protección de la lengua francesa en Quebec
  • #provincia francófona en Canadá
  • #francés en Ontario