Una maestra de escuela ha agitado a los paleontólogos del mundo con su descubrimiento

Una maestra de escuela ha agitado a los paleontólogos del mundo con su descubrimiento

¿Qué maravillas guarda la isla del Príncipe Eduardo?

Lisa Cormier estaba caminando por la playa de Cape Egmont Isla del Príncipe Eduardo cuando notó algo extraño y decidió echar un vistazo más de cerca. Así que el maestro de escuela hizo un importante descubrimiento paleontológico: un fósil de 300 millones de años. Dice que no se dio cuenta inmediatamente de lo que era:

"Vi algo que pensé que era una raíz. Pero cuando miré de cerca, me di cuenta de que había costillas. Y entonces vi la columna vertebral y el cráneo.

Cormier tomó una foto de su hallazgo y la compartió con su familia. Su suegra envió la foto a los especialistas, que inmediatamente se pusieron en contacto con Lisa.

Uno de ellos, John Calder, geólogo y paleontólogo, afirma que el fósil parece datar de finales del Carbonífero y principios del Pérmico. Eso es hace unos 300 millones de años. Como experto y autor de un libro sobre el patrimonio geológico de la Isla del Príncipe Eduardo, afirma que estos hallazgos son extremadamente raros.

El fósil no ha sido identificado, pero los expertos dicen que probablemente sea un reptil o al menos un pariente muy cercano. Calder afirma que se han encontrado muy pocos ejemplares de esa época y que incluso puede tratarse de una especie desconocida hasta ahora:

"Este es el comienzo de la evolución de los reptiles a partir de los anfibios... Así que va a ser un verdadero rompecabezas. Probablemente tardaremos un año entero en averiguar la naturaleza de esta cosa".

Un equipo de paleontólogos se desplazó al lugar de la excavación y, tras unos días de trabajo, pudo transportar el fósil desde el lugar de su descubrimiento hasta unas instalaciones en Greenwich para su posterior traslado al laboratorio paleontológico.

Laboratorio

El hallazgo es raro pero comprensible: toda la isla del Príncipe Eduardo está formada por arenisca roja, una mezcla de fangolita y arcilla, que se depositó durante el periodo pérmico. En aquella época, el clima del lugar era muy diferente y el océano estaba a quinientos kilómetros de distancia.

La geóloga Laura McNeil nos cuenta que una de las primeras coníferas de la historia de las rocas aún puede verse en la isla. No se parece en nada a un árbol tal y como lo conocemos: el material leñoso ha sido completamente sustituido por minerales, y por una buena razón. McNeil lo explica: con el tiempo, el clima se volvió más cálido y seco, lo que fue fatal para las plantas. Así que tuvieron que adaptarse y evolucionar y esto es lo que llevó a la evolución de las coníferas.

Por eso, hallazgos como el de Lisa Cormier son agradables pero no abrumadores para la Sociedad Paleontológica de Canadá, que hasta hace poco se preguntaba por los huesos encontrados aquí hace más de 150 años.

Un molde del primer fósil encontrado en la isla es el que se utiliza en la clase de biología de la Universidad de la Isla del Príncipe Eduardo, y son los restos parciales de un cráneo de dimetrodonte hallado en 1845.

Los dimetrodontes son reptiles antiguos muy conocidos que tenían "velas" espinosas gigantes en la espalda. Eran los principales depredadores que acechaban y devoraban a las salamandras gigantes en los húmedos bosques pantanosos de principios del Pérmico.

Isla del Príncipe Eduardo

La historia de este hallazgo es tan sorprendente como la de Lisa Cormier: el granjero Donald MacLeod estaba cavando un pozo cerca de New London cuando descubrió parte de una mandíbula superior, que incluía unos dientes afilados y curvados. Sin tener ni idea de lo que era, vendió el fósil a la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia para que pudiera ser examinado por Joseph Leidy, uno de los pocos paleontólogos que estudiaban estos artefactos norteamericanos en aquella época. Leidy pensó que el fósil era la mandíbula inferior de un dinosaurio y denominó a la especie Bathygnathus borealis.

Desde entonces, ha sido estudiado decenas de veces por los paleontólogos, hasta ser identificado como dimetrodonte en 2015, más de 150 años después. Esto levantó los oídos de toda la comunidad paleontológica y nos recordó una vez más que la Isla del Príncipe Eduardo es un lugar muy especial.

Por su parte, Lisa Cormier, que hizo un regalo inestimable a todos los implicados, califica lo sucedido de oportunidad única para dejar su huella en la historia de la ciencia:

"Pensar que he encontrado algo que podría tener 300 millones de años es increíble".

Afirma que va a continuar su búsqueda porque esta increíble suerte la ha inspirado a ir más allá.

Si está en la Isla del Príncipe Eduardo ahora, tenga cuidado en sus paseos y, si tiene la menor duda, llame al arqueólogo provincial al 902-368-6895.

Para los que quieran establecerse en este bello lugar, existe el programa de inmigración provincial y el programa atlántico. Si no está seguro de sus opciones y desea evaluar de forma fiable sus posibilidades, le recomendamos que se ponga en contacto con nuestro asesor de inmigración autorizado. Vaya al enlace, reserve una consulta y cambie su vida.

Source, Source, Source, Source
  • #interesante en Canadá
  • #vida en Canadá
  • #historia de Canadá
  • #descubrimientos en Canadá
  • #noticias en Canadá
  • #accidentes en Canadá
  • #paseos en Canadá
  • #Isla del Príncipe Eduardo