La tecnología única de un agricultor canadiense está revolucionando la agricultura

La tecnología única de un agricultor canadiense está revolucionando la agricultura

Lleva 20 años utilizando una alternativa más barata y ecológica a los fertilizantes tradicionales.

El sector agrícola se enfrenta al aumento de los costes de los fertilizantes: los acontecimientos de los últimos meses han provocado una subida de precios que ha dejado a muchos agricultores en la disyuntiva de pagar precios exorbitantes por los fertilizantes tradicionales o considerar otras opciones. Algunos han recurrido al método tradicional de alimentar sus campos con estiércol, lo que ha provocado escasez en algunas partes de Norteamérica, mientras que otros se han planteado cambiar a diversos sustitutos para proporcionar nutrientes a sus campos.

Una de estas alternativas es la tecnología desarrollada por Gary Lewis, un agricultor del sur de Alberta que cultiva mostaza, trigo y guisantes amarillos en sus 1.600 hectáreas.

Sorprendentemente, para cultivar estas cosechas, no ha utilizado fertilizantes tradicionales durante 20 años. En su lugar, confía en una tecnología que ha desarrollado llamada Bio-Agtive, un sistema diseñado para capturar las emisiones de los tractores y producir biofertilizante a base de carbono.

Field

Lewis cree que el interés por su tecnología se ha multiplicado este año debido a los elevados precios: debido a la sequía del año pasado, los agricultores seguían teniendo problemas para pagar sus facturas, pero luego, cuando los precios se dispararon esta primavera, muchas explotaciones familiares sintieron una importante presión financiera. Él mismo es agricultor de cuarta generación y padre de cinco hijos, y estuvo a punto de arruinarse económicamente en los años en que sus cultivos y su suelo no justificaban las inversiones realizadas.

Hace unas décadas, empezó a cuestionar la cantidad de abono que utilizaba y se obsesionó con la idea de utilizar las emisiones de carbono del motor diésel de un tractor para luego introducirlas en el suelo. Lewis, que también es mecánico de automóviles, empezó a trastear en su taller y estaba literalmente obsesionado con su futuro invento.

Después de muchas pruebas y errores, construyó su propia planta de captura y secuestro de carbono: las mangueras conectan el escape diésel de su tractor con el sistema de refrigeración por gas, el agua con carbono filtrado se distribuye con las semillas o se canaliza a través de su sistema de riego. El agricultor dice que al principio era sólo un experimento:

"El CO2 es la base de la vida. Así que tenía sentido que pudiera tomar las emisiones del tractor, pasarlas por el sistema de aire de las semillas y probarlo. ¿Por qué no? Es un experimento".

Los primeros éxitos no tardaron en llegar: vio mejoras en sus cultivos y en el suelo casi de inmediato.

Field-2

Las fuertes subidas de los precios del combustible y los fertilizantes son la principal razón por la que la cosecha de este año se considera la más cara de la historia de Canadá. Los propietarios de otras empresas de nueva creación que ofrecen alternativas a los fertilizantes tradicionales dicen que también están viendo una mayor demanda de su tecnología. Algunos promueven los fertilizantes de origen vegetal y el uso de microbios como una opción más barata y ecológica.

El gobierno federal ha anunciado el objetivo de reducir las emisiones de los fertilizantes en un 30% para finales de 2020 y ha completado recientemente un proceso de consulta de meses de duración sobre este objetivo medioambiental. Uno de los principales retos a los que se enfrentan las empresas de fertilizantes alternativos es convencer a los agricultores de que los prueben. Muchos son escépticos sobre el nuevo producto y dudan en arriesgar sus medios de vida. El propio Gary Lewis recorrió en vano durante años las ferias agrícolas, hablando con los productores y convenciendo a sus colegas para que se sumaran a sus ideas.

El sistema Bio-Agtive, que se monta en la parte delantera de un tractor y se vende por un precio de entre 65.000 y 95.000 dólares canadienses, ha empezado por fin a recibir comentarios positivos de los clientes, incluidos los de lugares tan lejanos como Canadá. Un agricultor probó el sistema en Australia y dice que es realmente eficaz y, lo que es más importante, funciona en beneficio del medio ambiente.

Agriculture
 

Aunque esta tecnología ha tenido cierto éxito entre algunos agricultores, aún no hay pruebas científicas suficientes para determinar si ofrece una alternativa más barata y ecológica que los fertilizantes comerciales, al tiempo que produce una cosecha de tamaño similar. Hace años que se investiga: Agriculture Canada confirmó hace 10 años que Bio-Agtive no era, al menos, perjudicial, pero el informe señalaba que los rendimientos no eran tan altos como con los fertilizantes tradicionales. Por otra parte, las semillas tratadas con el sistema Lewis presentaron menos enfermedades fúngicas transmitidas por el suelo.

En ese momento, Bio-Agtive estaba en sus inicios y, según el agricultor, había poca diferencia en los resultados de rendimiento en comparación con el fertilizante. El sistema ha evolucionado y la tecnología se encuentra ahora en su sexta generación. Actualmente se están llevando a cabo nuevas investigaciones y se espera un informe final a principios de 2023.

Lewis sigue reuniéndose con los agricultores para informarles de las ventajas de utilizar las innovaciones en la agricultura.

"Si no hay necesidad de cambiar, no se cambiará", dice Gary Lewis, señalando que espera que las investigaciones en curso sobre la eficacia de Bio-Agtive animen a más personas a adoptar la tecnología.

Source, Source
  • #la vida en Canadá
  • #la agricultura en Canadá
  • #la agrocultura en Canadá
  • #las granjas en Canadá
  • #el trabajo agrícola en Canadá
  • #la vida de los agricultores en Canadá
  • #la innovación en la agricultura en Canadá
  • #la ecología en Canadá
  • #la protección del medio ambiente en Canadá