¿Qué ocurre con los que se niegan a vacunarse?

¿Qué ocurre con los que se niegan a vacunarse?

¿Preservará el "pasaporte covídico" su privacidad? El debate en torno a estas cuestiones está abierto desde hace tiempo.

A medida que el número de canadienses totalmente vacunados aumenta de forma constante y el propio país vuelve poco a poco a la vida "prepandémica", se plantea cada vez más un tema importante en la sociedad canadiense: ¿qué pasa con las personas que, por cualquier motivo, no se han vacunado? Además, no está nada claro cómo encontrar un equilibrio entre la salud pública y la libertad individual, y si hay que abandonar la primera para proteger la segunda.

Encontrar respuestas a estas preguntas tan apremiantes de nuestro tiempo es cada vez más importante a medida que se relajan las medidas de cuarentena.

¿Por qué necesito un pasaporte de vacunación?

Se trata de un documento cada vez más importante para la mayoría de las instituciones y organismos del país. Si el titular del pasaporte de vacunación puede demostrar su inmunización con él, también puede disfrutar de libertades públicas especificadas.

Por otro lado, ¿qué pasa con las personas que no podrán aportar esas pruebas porque no pueden o no quieren vacunarse? ¿Significa esto que no podrán viajar en avión, solicitar a los organismos necesarios, matricularse en las universidades...? Y esta no es en absoluto una lista completa de los inconvenientes que se avecinan...

Sociedad de dos niveles: ¿cuáles son los peligros?

El mes pasado, la provincia Manitoba anunció que proporcionará tarjetas de vacunación a los ciudadanos que estén totalmente vacunados. Esto les permitirá viajar dentro del país sin tener que autoinmunizarse a su regreso. En mayo, la Western University de Londres anunció que exigiría a los estudiantes que viven en las residencias que muestren también una prueba de su vacunación.

También en mayo, la ministra de Sanidad, Patti Haidu, declaró a CBC News que su gobierno ya está en conversaciones con sus aliados del G7 para implantar un pasaporte de vacunación que permita a los canadienses inmunizados reanudar sus viajes internacionales.

Pero los éticos canadienses, los defensores de la privacidad y los grupos de libertades civiles advierten: estos requisitos amenazan con crear una nueva sociedad de dos niveles. Ciertamente, beneficiará a quienes se hayan vacunado. Pero también expulsará a los que no lo han hecho.

A fecha de 25 de junio, según los últimos datos del gobierno federal, tres cuartas partes de los canadienses mayores de 12 años ya han recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19, y el 22% de los canadienses están totalmente vacunados.

Para entender la situación y explorar las posibles trampas de los pasaportes covidados, CBC News reunió las opiniones de varios expertos importantes.

Una cuestión de justicia.

Para Arthur Schafer, director fundador del Centro de Ética Profesional y Aplicada de la Universidad de Manitoba, en Winnipeg, tener un pasaporte de vacunación o "certificado de inmunidad" es ya una cuestión resuelta. Pero, según él, el gobierno federal ha "caído en desgracia" porque no ha proporcionado una orientación clara a las provincias y a los funcionarios sanitarios sobre cómo gestionar estos documentos.

"Si animamos a la gente a vacunarse y les prometemos que las vacunas son seguras y eficaces, no tiene sentido decir que todo el mundo tendrá que obedecer las mismas reglas, tanto los vacunados como los no vacunados. Tal y como están las cosas, estamos convirtiendo todo en un batiburrillo. Estaríamos mucho mejor si pensáramos y desarrolláramos políticas que protegieran los valores fundamentales: la privacidad, la confidencialidad, la libertad y la salud pública", dijo Shafer.

El profesor teme que la mayoría de las agencias y organizaciones dicten sus propias normas.

¿Por qué muchas personas rechazan las vacunas?

El debate sobre el uso de los pasaportes de vacunación se acentúa a medida que más personas se vacunan. Hay quien dice que la introducción de los "pasaportes covivos" obligatorios será un buen incentivo para dejar de tener miedo a las vacunas y volver a la vida normal. Otros, en cambio, ven en este documento una drástica violación de la libertad y la intimidad de los ciudadanos.

Hay varias razones principales por las que la gente se niega a vacunarse. Algunos no están seguros de vacunarse porque, por ejemplo, están tomando inmunosupresores. Y otros tienen preocupaciones legales para dudar de la seguridad y eficacia de vacunas poco estudiadas. Algunos ya tienen experiencias negativas con la medicina canadiense y no quieren repetirlas.

Según Schaefer, se podría encontrar una salida a esta situación: "Nosotros (es decir, el Estado) deberíamos intentar dar cabida a las personas que tienen objeciones, conscientes, científicas o incluso religiosas. Entonces podremos poner en circulación los pasaportes de vacunación sin comprometer la seguridad pública y sin costes desproporcionados".

La cuestión de la confidencialidad

En mayo, los comisarios de privacidad federales, provinciales y territoriales de Canadá emitieron una declaración conjunta en la que advertían de que, aunque los pasaportes de vacunación "pueden aportar importantes beneficios a la sociedad, la medida constituye una infracción de las libertades civiles". Y sólo debería retirarse tras una cuidadosa consideración".

Según la ex comisionada de privacidad de Ontario, Ann Cavoukian, no se debe esperar que los canadienses renuncien a su privacidad por la salud pública.

A Cavoukian le preocupa lo que pueda ocurrir con los datos personales de salud de los ciudadanos en el marco de la introducción de los "pasaportes covídicos" obligatorios. Le preocupa seriamente que todos los datos personales "se almacenen ahora vinculados a su geolocalización en todo el mundo". Si viajas o vas a un partido de fútbol o a cualquier otro sitio, se rastreará cualquier información sobre ti. Y el potencial de vigilancia es enorme.

Las tarjetas de vacunación son habituales desde hace tiempo en muchos países para acceder a determinados servicios sanitarios, pero ahora se exigirán no sólo para los viajes internacionales. Pero también, por ejemplo, para visitar restaurantes.

Al igual que Schafer, a Cavoukian le preocupa que un sistema de este tipo aleje a una minoría de canadienses, muchos de los cuales tienen buenas razones personales para rechazar la vacunación. Y esas razones no las querrán expresar.

Al concluir su entrevista, Cavoukian observó: "Los demás nos relajaremos cuando la mayoría de los canadienses estén totalmente inmunizados. Cuando eso ocurra, entonces no nos parecerá tan importante poder señalar especialmente a los que se han negado a ser vacunados.

Al menos una provincia canadiense ya está de acuerdo en que todo el mundo tiene derecho a elegir. Y no debería sacrificarse en beneficio del público: el miércoles, Saskatchewan anunció que no exigirá una prueba de vacunación a los residentes que quieran volver al trabajo o asistir a actos públicos. Al hacerlo, un funcionario dijo que exigir esa prueba violaría la Ley de Protección de la Información Sanitaria de la provincia para sus ciudadanos.

La cuestión de la libertad

Cara Zwiebel, directora del Programa de Libertades Básicas de la Asociación Canadiense de Libertades Civiles, dice que debería reducirse a la elección individual: "La elección de vacunar debería ser una verdadera elección individual. Pero llega un punto en el que sólo damos acceso a ciertos derechos y a la plena participación en la vida pública a aquellas personas que están inmunizadas. Y esto ya se está convirtiendo en una forma de coacción. Tienes que vacunarte porque has elegido vacunarte, no porque te hayan obligado a vacunarte.

Según Zwiebel, "la idea de tener que mostrar una prueba de vacunación en todos los lugares a los que uno va está cambiando fundamentalmente la sociedad de la que somos miembros".

"Creo que debemos abandonar la idea de crear un espacio libre de coronavirus", continuó Zwiebel. Hay que intentar reducir al máximo el riesgo de infección y evitar situaciones de sobrecarga en los hospitales. Pero, por desgracia, creo que el COVID es un riesgo más con el que ahora tenemos que vivir siempre".

Al igual que Cavoukian, Zwibel está muy preocupado por la proliferación de información sanitaria privada. Sin embargo, señala que, aunque podemos entregar voluntariamente nuestros registros de vacunación a determinadas instituciones, su uso futuro está restringido legalmente. En resumen, Zvibel sugirió que la sociedad debería reflexionar detenidamente sobre a dónde puede llevar ese camino antes de emprender el control de la población mundial.

Source
  • #vacunación contra el coronavirus en Canadá
  • #pasaporte covid
  • #pasaporte de vacunación en Canadá vacunación obligatoria en Canadá
  • #derechos humanos en Canadá
  • #sociedad civil en Canadá
  • #libertades humanas en Canadá
  • #salud pública en Canadá
  • #relajación de las medidas de cuarentena en Canadá
  • #alivio de la cuarentena en Canadá
  • #virus COVID-19 en Canadá
  • #Gobierno de Canadá
  • #vacunas Corona en Canadá
  • #Pfizer y Moderna Vaccines en Canadá