Los trabajadores cualificados son una de las principales necesidades de las empresas canadienses

Los trabajadores cualificados son una de las principales necesidades de las empresas canadienses

Cómo puede Canadá recuperar su antigua gloria como fabricante de cosas que el mundo quiere comprar.

La cartera de pedidos de la empresa canadiense Can Art Aluminium Extrusion LP es nada menos que un catálogo de ofertas de la mayoría de las principales empresas automovilísticas del mundo, que ahora invierten activamente en vehículos eléctricos.

Anthony Caputo, director general y copropietario de Can Art Aluminium Extrusion LP, planea que en un futuro muy cercano su empresa, con sede en Brampton (Ontario), se convierta en un centro de ingeniería de primer orden en la cadena de producción de la industria automovilística mundial, ya que produce algunas de las piezas de automóvil más importantes: las carrocerías de aluminio que protegen las baterías de los coches eléctricos.

"Nuestra empresa participa activamente en el lanzamiento del 50% de los programas de coches eléctricos en Norteamérica", afirma Caputo. — Por supuesto, está Tesla Inc. así como el Mustang Mach E con su batería de Ford Motor Co. Los fabricantes de automóviles alemanes Mercedes de Daimler AG y Bayerische Motoren Werke AG (BMW) también están desarrollando en esta dirección. Ahora bastante gente está pensando en comprar Tesla y otros coches eléctricos, y eso es estupendo, porque tenemos espacio para crecer.

La industria automovilística canadiense

De hecho, Canadá, que ahora colabora activamente con los grandes gigantes del automóvil, parece un contendiente para construir la próxima generación de coches. Según Caputo, el país tiene todo lo necesario para convertirse en una parte crucial de la industria mundial del automóvil eléctrico: los minerales necesarios para producir baterías, así como una industria siderúrgica bien desarrollada.

Además, Lion Electric Co. de Montreal y NFI Group Inc. de Winnipeg están comercializando activamente sus autobuses eléctricos, y BRP Inc. de Quebec y la nueva empresa Taiga Motors Corp. están preparando la producción de motos de nieve eléctricas.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el primer ministro de Ontario, Doug Ford, ya han prestado cientos de millones de dólares canadienses a Ford, General Motors Co. y Fiat Chrysler Automobiles para financiar la remodelación de estas plantas, situadas en Canadá, para producir coches eléctricos. Y la Asociación de Recambios de Automóviles de Canadá patrocina el proyecto Arrow, cuyo objetivo es crear un prototipo de coche eléctrico para 2022.

Los ambiciosos objetivos de Anthony Caputo

El empresario Anthony Caputo se ha hecho un nombre dirigiendo empresas que cotizan en bolsa, se fusionó con la firma de capital privado TorQuest Partners en 2016 y compró Can Art para llevarla al siguiente nivel. Ha desarrollado un plan para duplicar la capacidad de producción hasta alcanzar los 100 millones de kg de aluminio al año, con el objetivo de alcanzar el poder adquisitivo de los principales fabricantes de automóviles, construcción y bienes de consumo del mundo.

"Pasamos de los presupuestos a las sugerencias, proyectamos nuestro futuro y nos adentramos en él", señala Caputo.

El empresario se ha fijado ahora un nuevo objetivo aún más ambicioso: llevar su empresa al mercado mundial para que sus productos se compren en todas partes. Esta política de fabricación contribuirá a crear nuevos puestos de trabajo mejor pagados en el país y también a la acumulación de capital monetario en Canadá.

El país necesita buenos profesionales

Sin embargo, la experiencia de Can Art demuestra que al ambicioso deseo de Canadá de imponerse como otra potencia automovilística mundial le falta un ingrediente muy importante: el talento para la fabricación.

El descenso de la producción en las últimas décadas ha provocado una verdadera escasez de trabajadores altamente cualificados en Canadá. Según las estadísticas canadienses, a principios de 2001 había unos 1,9 millones de trabajadores fabriles, aproximadamente el 15% de la población activa. En 2009, esa cifra había descendido a cerca de 1,5 millones, y ha fluctuado constantemente desde entonces.

Como dice Caputo, sólo le preocupa en parte la inflación, que ahora es uno de los principales temas de debate en los mercados financieros y la prensa económica. Su mayor preocupación sigue siendo proteger a sus trabajadores para que no se infecten con el coronavirus y atraer a suficiente gente para que su planta siga funcionando a pleno rendimiento. Caputo señala que Canadá siempre ha tenido una escasa oferta de trabajadores cualificados.

Durante décadas, se ha enseñado a los niños canadienses a equiparar su éxito con la construcción de una carrera distinguida y un trabajo de oficina. Sólo en abril de este año, había cerca de un millón de trabajadores de cuello blanco en el país, lo que supone un aumento del 57% desde principios de 2001.

Caputo sabe que trabajar en su empresa no gustará a todo el mundo: "Can Art calienta el aluminio hasta los 1.000 °C. No fabricamos software, así que no somos muy geniales. Salvo para fabricar nuestro producto, que es muy bueno".

Caputo también señala los elevados salarios de sus empleados: las 10.700 personas que permanecen en su centro de producción ganaban de media unos 2.000 dólares semanales en abril: más o menos lo mismo que los operadores de bolsa y un 10% más que los desarrolladores de software.

Source
  • #negocios en Canadá
  • #fabricación de coches en Canadá
  • #potencia de fabricación canadiense
  • #trabajos para inmigrantes en Canadá
  • #negocios en Canadá
  • #vida en Canadá
  • #trabajos en Canadá
  • #industria automovilística canadiense
  • #noticias de Canadá
  • #mundo de los negocios de Canadá
  • #cómo crear un negocio en Canadá
  • #coches eléctricos en Canadá