Fatiga pandémica

Fatiga pandémica

Los canadienses están frustrados por la persistente pandemia, tienen problemas de salud mental y ya no quieren vacunarse.

La COVID-19 ha cambiado radicalmente la vida cotidiana de los canadienses. Muchos han reformado su visión de la vida y han ganado respeto por su país. Sin embargo, no todo es de color de rosa: el Instituto Angus Reid realizó una encuesta en el primer semestre de 2022 que reveló que la población canadiense está frustrada y cansada de la persistente pandemia. Uno de cada tres canadienses declaró sufrir problemas de salud mental.

El 35% de los encuestados declaró que ve manifestaciones constantes de depresión y ansiedad en su círculo social, y la gran mayoría cree que las restricciones de la pandemia han empeorado significativamente la situación y han dificultado la recuperación. Las mismas tendencias se observan también entre quienes tienen adicciones y alcoholismo entre sus seres queridos.

La aparición de la cepa Omicron ha supuesto un duro golpe para la salud mental de los canadienses, quizá más que el brote de la enfermedad en 2020. Su propagación no sólo coincidió con la época festiva, haciendo que muchos se replantearan sus planes, sino que también amplió el tiempo de la pandemia, haciendo que muchos se pregunten cuándo llegará el final. La mitad de los canadienses no cree que 2022 sea el último año de la epopeya cósmica.

Consumo de sustancias

Mientras tanto, los médicos dan la voz de alarma: a medida que se prolongaba la pandemia, aumentaba el consumo de sustancias. Nuevos datos de Statistics Canada muestran que, durante la pandemia de COVID-19, las muertes por sobredosis y las relacionadas con el alcohol entre los canadienses menores de 65 años aumentaron significativamente debido a la prolongación del encierro y el aislamiento.

Una nueva encuesta realizada por Mental Health Research Canada (MHRC) en julio muestra que las cosas están mejorando. Los niveles de ansiedad entre los encuestados han bajado un 21% en general y la depresión ha descendido ligeramente.

El MHRC es optimista: "Es una señal positiva de la mejora de la salud mental de los canadienses, pero aún nos queda camino por recorrer para alcanzar (y ojalá superar) los niveles anteriores a la pandemia.

Sin embargo, los que antes decían experimentar altos niveles de ansiedad y episodios depresivos han empezado a experimentar los síntomas con más frecuencia. Las estadísticas lo atribuyen a la reticencia o incapacidad de buscar ayuda profesional: sólo uno de cada diez canadienses buscó apoyo psicológico el año pasado.

La situación con el alcohol sigue siendo difícil: el 5% de los canadienses muestra signos de dependencia del alcohol, y uno de cada diez afirma que no puede dejar de beber si ha empezado al menos una vez al mes.

El impacto del covid en los niños

Un reciente informe de LifeWorks ha hecho saltar las alarmas: dice que el 56% de los padres nota un deterioro en la salud mental y el desarrollo de sus hijos. Informa de que el 27% de los padres ve a sus hijos preocupados por el futuro, el 24% ha notado un descenso en el desarrollo social y el 23% afirma que el rendimiento académico se está deteriorando.

Además, se comprobó que los niveles de ansiedad entre los niños de 15 años o más eran superiores a la media nacional para todos los grupos de edad, y los niños de 10 a 14 años experimentaron los peores efectos de la pandemia en su salud mental.

Stephen Liptrap, presidente y director general de LifeWorks, cree que hay que prestar mucha atención al problema de la infancia, que inevitablemente afecta a una gran proporción de la población adulta:

"La salud mental de los niños se ha visto gravemente afectada por las circunstancias imprevistas y el aislamiento tras la pandemia. No es de extrañar que el impacto resultante en los padres y las familias sea grave".

Vacunación

Todo esto no podía dejar de afectar al compromiso de los residentes con la noticia del aumento de la incidencia de la enfermedad. El Instituto Angus Reid informa de que el apoyo público a las medidas relacionadas con el COVID-19 está disminuyendo en Quebec y otras partes de Canadá. El Dr. Christopher Labos, cardiólogo con sede en Montreal y licenciado en epidemiología, afirma

"Creo que la gente está cansada, la gente está frustrada.

El Dr. Labos explicó que es difícil que la población se adapte a las medidas sanitarias a largo plazo, como el uso periódico de mascarillas en zonas concurridas, ya que suele llevar tiempo acostumbrarse a las nuevas normas y precauciones sociales.

Comparó las restricciones a la pandemia con el hecho de no fumar en interiores, llevar el cinturón de seguridad en el coche y usar el casco cuando se va en bicicleta, algo que "requiere años de esfuerzo sostenido" para su aplicación.

En lo que respecta a la vacunación, el interés del público ha disminuido constantemente. En Quebec, por ejemplo, a 17 de agosto, sólo el 56% de los residentes de 5 años o más habían recibido la tercera dosis de la vacuna, una cifra que apenas ha variado en varios meses. El gobierno afirma que la baja tasa de revacunación se debe a que millones de quebequenses ya han recibido la nueva cepa y se consideran suficientemente protegidos. Sin embargo, los expertos creen que el problema es más bien una fatiga general con el problema y una promoción insuficiente del refuerzo entre la población.

Jason Harley, profesor adjunto de cirugía en la Universidad McGill, cree que los canadienses han cambiado su actitud ante el peligro y han dejado de escuchar los consejos de salud pública:

"Mucho tiene que ver con el agotamiento por la pandemia. Han sido más de dos años de gente viviendo con niveles increíbles de ansiedad, enfrentándose a ella día tras día, a veces hora tras hora, así que es normal y reflexivo que la gente busque formas de sentirse mejor."

La anunciada vacunación de los niños menores de 5 años tampoco ha tenido una acogida inequívoca, en contra de las previsiones. La Universidad de Alberta realizó un estudio y descubrió que cuanto más jóvenes eran los niños, menos probabilidades tenían los padres canadienses de querer vacunarlos contra el COVID-19. Shannon MacDonald, profesora asociada de enfermería de la Universidad de Alaska, confirma esta conclusión: los canadienses están más dispuestos a vacunarse a sí mismos que a vacunar a sus hijos. Los padres que no tienen intención de vacunar a sus hijos o están indecisos manifiestan su preocupación por la seguridad de la vacuna, la rapidez de su desarrollo y el hecho de que el medicamento sea nuevo.

Las autoridades canadienses siguen insistiendo en la revacunación de la población, asegurando que no tienen previsto volver a las restricciones estrictas. El brote de viruela del mono también plantea interrogantes: las inmunizaciones han sido hasta ahora voluntarias y entre poblaciones especificadas, pero nadie puede dar predicciones precisas sobre la futura propagación de la enfermedad. Una cosa es cierta: los expertos canadienses en salud mental recomiendan escucharse a sí mismos, cuidar su psique y no dudar en buscar ayuda profesional.

Source, Source, Source, Source, Source
  • #COVID19
  • #pandemia en Canadá
  • #restricciones de la pandemia en Canadá
  • #vacunación en Canadá
  • #incidencia del COVID19 en Canadá
  • #vida en Canadá
  • #salud mental en Canadá
  • #apoyo a la salud mental en Canadá
  • #psiquiatras en Canadá
  • #efectos del covid en Canadá
  • #canadienses sobre la pandemia
  • #sistema sanitario en Canadá